“el arte de volar es… un átomo de vacío, uno de dolor, uno de descenso a los infiernos,
uno de pensamientos profundos y uno de ingenio. Este último los mezcla
y provoca una eclosión que nos lleva a sentir la esencia contraria de estos elementos,
es decir, la plenitud, la alegría, el ascenso a los cielos y el dejarse llevar por el átomo
de la locura.  “